EL SONIDO DEL SILENCIO

Claudia Delgadillo*

El silencio hace un sonido aterrador, un sonido que sabe a indiferencia, a complicidad, a olvido, a menosprecio, y me refiero al sonido de una sociedad que enmudece ante la situación de las mujeres en la sociedad, nadie dice nada cuando las violaciones, las muertes, los abandonos, las golpizas, las infravaloraciones, la cancelación de oportunidades y mas formas de abuso físico, económico y emocional se acumulan haciendo montañas cuya cúspide crece y crece.

Las mujeres hemos sido de tantas formas vulneradas que muchas creen que es normal, tantas y tantas veces vejadas que reaccionar les parece imposible, tantas y tantas veces abusadas que la sociedad las culpa a ellas, tantas y tantas y tantas veces vulneradas que se saben victimas propicias.

Este país ya no es el mismo, fue creciendo como el árbol que se esta formando con la semilla de las victimas del 68 en Tlatelolco, en Aguas Blancas, y las victimas de la guerra sucia en México, formando generaciones mas involucradas en la política y su transformación.

Pero la siguiente revolución se sembró en el campo algodonero de Ciudad Juárez, en miles y miles de zanjas y lotes baldíos donde las victimas se acumulan, esas victimas que no son de una lucha del narcotráfico, ni de odio, ni religiosas, son víctimas de abuso de género, donde mostraron la minusvalía de las mujeres, pero en este nuevo México de oportunidades y de una lucha encabezada por las jóvenes se empezó la lucha de la que saldrá una nueva sociedad donde las mujeres saldrán valoradas ya que estas generaciones dan la batalla en las calles, en las redes sociales, en las aulas, en sus familias en sus trabajos, enseñando o forzando a la sociedad a cuidarnos, a respetarnos y a valorarnos, es una generación que viene a arrebatar lo que en derecho siempre nos ha correspondido.

La letra que escribe la equidad de género esta escrita con sangre de miles y miles de mujeres, de millones de lagrimas que ahogan a las voces reaccionarias, la solidaridad de las mujeres empieza a ser el común denominador, a mi me duele la mujer abusada, la mujer asesinada, la mujer que no recibe ascensos, la madre abandonada con sus hijos, la que recibe menor sueldo que un hombre, la que es obligada a prostituirse, a la que se le impide expresar su sexualidad, como a todas ellas les duele cuando en la política se nos cierran los espacios para dárselos a los hombres, aprendimos a base de victimas a que nos dolamos todas, a luchar juntas.

Esta no es una canción de Simon and Garfunkel como podría leerse en el titulo de esta editorial, esta es mi canción con la que me pongo de pie y grito junto a mi nombre el de todas las victimas de esta violencia de género, hoy grito por ti mujer, para que mañana grites por mí, por todas.

*es regidora de Guadalajara

Compartir en...
Compartir en...
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Categorías

Más noticias...

Radio en vivo

Todos los derechos reservados © 2021

Sitio creado por JADE-MK Servicios